El hermano Robert Julian, él mismo un "anciano", vive y trabaja con otros ancianos y personas con discapacidades como un defensor de la autoridad local de vivienda pública. Él es un cantante, un poeta, un cocinero profesional y un historiador de la religion. La mayor parte de su vida ha sido un activista de cambio social no violento. Ha buscado durante mucho tiempo un grupo que combine el compromiso de una vida consagrada con una perspectiva verdaderamente ecuménica, viendo la santidad en todas las personas y las expresiones de fe. Un miembro de la Sociedad Religiosa de Amigos (Cuáqueros), hizo sus primeros votos con la Orden en junio de 2018.