Encontraste el camino hacia a nuestro sitio web, ¡bienvenido! Espero que la información que encuentres en estas páginas te resulte útil a medida que buscas conocer mejor a nuestra comunidad.

Es un maravilloso regalo servir como Director del Programa de la Fundación y ser testigo del trabajo que Dios está haciendo en tantas vidas. Regularmente, veo la voluntad de decir "sí" al llamado a vivir una vida consagrada al estilo del nuevo monasticismo. Las vocaciones son obra del Todo Santo, y por eso es mi función estar allí cuando este trabajo haya resonado en los corazones de aquellos que están respondiendo generosamente. Dios tiene un llamado para cada uno de nosotros, y a través del proceso de discernimiento, descubrimos cómo se nos invita a vivir esto.

Si ha escuchado la amable invitación de Dios a la vida religiosa, te puede tomar por sorpresa. La incertidumbre no es una respuesta poco común a los primeros indicios de una vocación religiosa. Cuando comenzamos a sentirnos atraídos por la vida religiosa, podemos encontrarnos a nosotros mismos diciendo: "¿Quién, yo?" ... "Pero, no estoy seguro de esto en absoluto" ... "¿Qué pasa si estoy cometiendo un error?" Sin embargo, si uno es llamado a la vida religiosa, con el tiempo y la oración, la incertidumbre se convierte en convicción, y la convicción trae paz y alegría.

Me complace poder ayudarte de cualquier manera que pueda, y discutir cualquier pregunta que pueda tener. Por favor, siéntete libre de contactarme con preguntas, usando la pestaña Contáctenos en el sitio web. Te agradezco la oportunidad de compartir contigo lo que significa ser miembro de la Orden Ecuménica de la Caridad.

Hermano Aidan Daniel, OC