• icon Los Votos
  • icon Simplicidad de la Vida
  • icon Pureza de Corazón
  • icon Obediencia
  • icon No Violencia
  • icon Ciudadanía Universal

Los votos que hacemos como Compañeros de la Orden de la Caridad son Simplicidad de vida, Pureza de corazón, Obediencia, No violencia y Ciudadanía universal. Son las avenidas por las cuales buscamos al Todo Santo y nos consagramos a nuestra misión de manifestar cada voto en cada aspecto de nuestras vidas. Las virtudes que nos desafiamos a imitar se encuentran en las Bienaventuranzas. Una vida consagrada significa una vida centrada en la reevaluación y la renovación diaria, en la metanoia.

Los votos nos comprometen a un pacto público entre Dios y todo lo que somos. Los votos no proclaman metas ya logradas, sino promesas solemnes de perseguir implacablemente las virtudes que proclaman.

 

Nuestra vida como Caritistas debe ser conocida por simplicidad, compartir y celebrar la promesa de cada día con alegría. Nos esforzamos por evitar el desperdicio y limitar las extravagancias a la vez que nos brindamos bienestar y salud física y espiritual.

Este voto nos honra para vaciar nuestras vidas de consumismo desenfrenado, para deshacernos de las cargas inútiles y las presiones de la sociedad; Derribar las barreras artificiales de los privilegios construidos sobre el dinero, el estado y las posesiones.

200 purity of heartLa gracia de la Pureza del Corazón pastorea nuestras intenciones, actitudes, motivaciones y relaciones. Busca transformar nuestra vida en amor activo por los demás, porque se enfoca en nuestro comportamiento ético y moral. Tratamos a otros cuidadosa y honorablemente, reconociendo la Luz interior que habita dentro de ellos.

Cultivamos las disciplinas del perdón y la confianza a fin de obtener las bendiciones de las intenciones correctas y la atención correcta en nuestro trato con los demás. Mediante este voto, nos entregamos, corazón, mente y cuerpo al servicio de Dios y al desarrollo de la creación.

La obediencia (del latín ob + audire, escuchar) no significa simplemente escuchar a una entidad externa; significa seguir nuestra propia Autoridad interna. Cuando escuchamos nuestra propia Autoridad interna con razón y compasión, utilizando el estudio constante y la oración, encontramos la voluntad de Dios. Esa Autoridad es la Luz interior, la presencia de Dios dentro de nosotros: nuestra conexión con lo Divino.

Individual y colectivamente nos colocamos en unidad con El Documento Fundacional, lo que permite proporcionar la estructura y la orientación que necesitamos para funcionar como una comunidad religiosa viable y próspera.

Reconocemos nuestro lugar en la red de la vida, sabiendo que esta frágil red une a toda la creación de Dios. Con este voto, nos comprometemos a encontrar formas de resolver conflictos humanos mediante la confianza, la cooperación y la comprensión, en lugar de hacerlo mediante la fuerza y el rechazo directos. Dirigimos nuestras energías para terminar con el miedo, la agresión, la violencia, la coacción, la explotación y la injusticia.

Mediante este voto, practicamos las disciplinas del perdón y la empatía. Renunciamos recurrir a la violencia y a la fuerza ilegal. Rechazamos la guerra y buscamos su eliminación; aborrecemos el armamento nuclear. Nos unimos a la lucha con todos los pueblos por la liberación, la paz, la dignidad humana, los derechos y la integridad (2 Corintios 10: 4). Mediante este voto, los Compañeros deben estar listos, de guardia en todo momento, para la defensa de la justicia con los brazos no violentos del amor.

Somos hijos del mismo Creador y, por lo tanto, somos miembros de la familia de Dios. Somos el cuerpo de Cristo y nos solidarizamos con cada familia y vecindario; cada tierra y nación; con cada cultura y raza en todo el mundo. Anhelamos restaurar el flujo de gracia a una humanidad rota y una creación violada.

Proclamamos el valor y la igualdad de cada persona, y renunciamos al nacionalismo, al racismo, al sexismo, al colonialismo y a la discriminación alimentada por el miedo y la ignorancia. Este voto nos invita a valorar las creencias, la historia y las culturas de todos los pueblos, celebrando nuestras similitudes y apreciando nuestras diferencias.

Si tienes alguna pregunta sobre nuestros votos o si deseas obtener más información sobre ellos, envíanos un correo electrónico a través de la pestaña Contáctenos. ¡Esperamos discutirlos contigo!